Blog

“El mercado laboral ha cambiado muchísimo y hay que adaptarse a él”

Entrevista a Gloria Mugica, Directora Gerente de DEMA

 

Gloria Mugica dirige y coordina un equipo de 35 personas en DEMA, donde trabajan en dependencia del Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia para mejorar la calidad y la innovación del empleo en Bizkaia. Politóloga y socióloga, siempre le han interesado las relaciones sociales y el contacto con las personas; la labor que desempeña tiene mucho que ver con esto: día a día orienta sus esfuerzos a que la gente consiga sus objetivos profesionales a través de las líneas de acción y los programas de la Agencia Foral. Hoy nos cuenta cuáles son esas líneas y cómo tienen previsto trabajarlas a lo largo de 2017.

gloria mugica

 

Gloria, ¿cómo explicarías a los ciudadanos y ciudadanas de a pie qué es la Agencia Foral de Empleo y Emprendimiento DEMA?
DEMA es fundamentalmente un servicio a la ciudadanía que ayuda a las personas a detectar salidas profesionales, que pueden ir tanto por la línea del empleo por cuenta ajena como por la línea del autoempleo. Por tanto, en DEMA trabajamos con personas desempleadas, pero también con aquellas que aspiran a mejorar su situación laboral o que incluso tienen muy claro que quieren montar una empresa.

Y personalizáis el apoyo en función de lo que busquen, claro…
¡Eso es! Abarcamos un amplio espectro de personas destinatarias de nuestros servicios, pero dependiendo de cuál sea su objetivo les ayudamos de diferentes maneras, y a través de diversos programas: brindándoles apoyo y orientación a sus planes de negocio, analizando la viabilidad de los mismos, ayudándoles a mejorar su empleabilidad con talleres… Las opciones que les ofrecemos son muchas.

¿Adaptarse a las necesidades de la ciudadanía es el secreto para que una entidad como DEMA funcione durante veintiocho años?

“Debemos tener en cuenta que no solo ha cambiado el mercado laboral, también lo han hecho las personas. Hay que adaptarse a estas dos realidades”.

Hoy en día la adaptación al cambio forma parte de la realidad de DEMA y de cualquier otra entidad, se dedique o no a temas de empleo y emprendimiento. El mundo es un medio cambiante, que se transforma y evoluciona cada vez más rápido; lo hace en todos los ámbitos, también en el laboral. El mercado laboral ha cambiado muchísimo y hay que adaptarse a él; pero debemos tener en cuenta que no solo ha cambiado el mercado laboral, también lo han hecho las personas: las nuevas generaciones no tienen ni la misma forma de ver las cosas, ni los mismos valores…

Hablamos entonces de adaptarse a estas dos realidades…
Claro, entidades como DEMA que tienen su foco en el mundo del empleo y buscan orientar a las personas hacia posibles salidas profesionales deben estar al día: adaptarse y hacerlo tan rápido como surjan los cambios es fundamental. En consecuencia, DEMA ahora no hace lo mismo que hacía hace 28 años; sí en su esencia, pero no en sus modos ni en sus formas.

¿Cuáles son los campos de acción en los que la Agencia Foral desarrolla su trabajo?
Orientamos hacia la búsqueda de salidas profesionales desde dos núcleos troncales: la cuenta ajena y la cuenta propia, e intentando promover siempre programas diferentes, novedosos, innovadores… adaptados a las nuevas realidades del empleo en esas dos vertientes.

ANEZKA-Lanzaderas de Empleo es uno de vuestros programas con más éxito, alcanzando el 60% de inserciones laborales por cuenta propia y cuenta ajena en su última edición, pero actualmente tenéis otras muchas líneas de acción…

Sí, partiendo de esos dos planos de trabajo troncales de los que hablábamos, el empleo por cuenta ajena y el autoempleo, DEMA trabaja diferentes líneas de acción: una de ellas es la línea de cultura emprendedora, de apoyo al emprendedor… incluyendo la parte de mejora y ayuda a sus planes de viabilidad. Otra línea es la de sensibilización, la de difusión… porque es necesario que se conozcan todas las posibilidades laborales que ofrece el mercado y cómo adaptarse a ellas. Para esto trabajamos los eventos, jornadas, jornadas técnicas, jornadas de difusión a jóvenes y a personas que estén buscando una salida profesional. Una tercera línea es la dirigida a la mejora de la empleabilidad y que tiene como objetivo último la contratación por cuenta ajena. Esta línea está dirigida a personas que buscan empleo, pero no saben bien cómo hacerlo… personas que tienen preparación, pero necesitan un último impulso que les ayude a lanzarse -o relanzarse- al mercado laboral. Se les apoya con programas novedosos como las lanzaderas, donde orientados por una persona que coordina al grupo trabajan entre todos y para todos para conseguir ese empleo. En ese mismo camino del trabajo en equipo, de equipos que trabajan conjuntamente para conseguir empleo, están también los Taldeka-Equipos de Emprendimiento, en los que el objetivo será el autoempleo y, donde muy habitualmente se generan sinergias que desembocan en proyectos conjuntos. Hay integrantes de los taldekas que han finalizado el programa siendo compañeros de trabajo, montando una empresa juntos.  Además, dentro del área de emprendimiento DEMA cuenta con otros dos servicios importantes: el de ayuda a la creación o puesta en marcha del negocio y el de apoyo a empresas ya consolidadas pero que en un momento dado sufren una carencia, una necesidad… por ejemplo, ampliar el negocio.

A lo largo de 2017, ¿está prevista alguna nueva incorporación a la oferta de programas de DEMA?
Sí, de hecho, estos servicios de puesta en marcha y de consolidación de empresas, son dos de nuestras apuestas para 2017. Hasta ahora no se venían prestando, o al menos no con la intensidad que queremos.

¿Por qué decidís apostar por ellos?
Por supuesto, son decisiones estudiadas. Es básico analizar hacia dónde dirigir nuestros esfuerzos para ofrecer los servicios que mejor encajen con las necesidades de la ciudadanía. A lo largo de 2016 hemos conformado dos metodologías que analizan y desarrollan el modo óptimo de prestar apoyo a la puesta en marcha o a la consolidación de las empresas. A día de hoy ya están diseñadas y durante 2017 llevaremos a cabo una experiencia piloto para testarlas y poderlas aplicar. Es nuestra apuesta para el entorno de trabajo de DEMA relacionado con el emprendimiento. 

¿Ofreceréis novedades también en el ámbito del empleo?
Estamos diseñando el programa Millenial, dirigido a la generación de jóvenes que está incorporándose al mundo laboral. Una generación que tiene diferentes valores, diferente forma de ver el trabajo y que necesita entenderse con las empresas con las que va a convivir… y las empresas con ellos, claro. Y cuando digo “entenderse” me refiero a que compartan, que transfieran conocimientos y que unos aprendan de los otros. Con este objetivo está pensado Millenial que, a grosso modo, consistirá en que las personas jóvenes que participen en el programa conozcan aquellos modelos de empresas que avanzan adaptándose a los tiempos, con las que comparten valores y pueden encajar bien, vean cómo funcionan y se transfieran conocimientos mutuamente. Se pretende que, a su vez, estos jóvenes vayan después a otras empresas que están dando el paso, transformándose o evolucionando y sean capaces de aportar y aplicar en ellas la forma de funcionar de las empresas modelo que conocieron y con las que conectan, apoyándolas en su transformación.

¿Además de toda esta actividad programática, tenéis previstas otro tipo de actuaciones para este año?

“Cada vez que organizamos un evento tratamos de que éste suponga un encuentro real entre las personas asistentes, que se potencien la cooperación y el trabajo en equipo, que surjan sinergias”.

Seguro. Organizamos varias actividades a lo largo del año. Hace unas semanas celebramos en coordinación con el Departamento Foral de Empleo, Inclusión Social e Igualdad, del que formamos parte, nuestras segundas jornadas de emprendimiento. Fueron unas jornadas especiales en las que tuvieron lugar dos encuentros paralelos, uno dedicado al emprendimiento joven, el foro Emprendit-on, y otro centrado en la sosteVIDAbilidad, en el que se trató de buscar el camino hacia el equilibrio entre el plan de negocio y el plan de vida. Son siempre eventos muy ricos en los que prevalecen la cooperación, el trabajo en equipo, las sinergias… tratamos de que sean verdaderos encuentros entre todos los agentes implicados y les resulten productivos. De hecho, la semana pasada celebramos uno entre las ocho lanzaderas de empleo que se encuentran actualmente activas en Bizkaia en el que, por cierto, presentamos un programa a petición de los integrantes de las lanzaderas y los taldekas.

¿Un programa a la carta?
Un programa para atender las necesidades que puedan surgirles tras la participación en las lanzaderas y los taldekas, de acompañamiento posterior; venían reclamándolo desde hace tiempo. Porque ciertamente, aunque el porcentaje de inserción laboral de estas personas es muy elevado, no todas lo consiguen de forma inmediata. Mientras, seguiremos orientándoles y manteniendo el vínculo entre DEMA y el grupo a través del programa EnLANzar. No queremos que se sientan solos.

¿En qué consiste el concepto “empleabilidad” y por qué es tan importante trabajar en su mejora en los tiempos que corren?
Cuando hablamos de empleabilidad nos referimos a las posibilidades que tiene un profesional de encontrar empleo; si son pocas, necesitará aumentarlas y puede hacerlo fundamentalmente a través de dos vías: la primera, la vía de la cualificación. Para mejorarla hay políticas activas y entidades que ofrecen cursos de formación. No es el caso de DEMA que sí atiende a la otra vía de mejora de la empleabilidad: la de las competencias.

Lo hace a través de las lanzaderas…
Efectivamente. Las lanzaderas trabajan esto; facilitan a las personas desempleadas las herramientas necesarias para conseguir emplearse a través de la mejora de sus competencias: empatía, trabajo en equipo, habilidades para el desarrollo interno, para la negociación, para labores comerciales… y la motivación, ¡importantísimo! Es necesario adquirirlas para dar ese último paso en firme hacia el mercado laboral. El programa Lanzaderas presta apoyo en esta última fase a personas que están ya lo suficientemente formadas y cualificadas, porque se han preparado universitariamente, en F.P., a través de cursos de formación… pero que sí necesitan ese último impulso para lanzarse al mercado laboral. 

El Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia y DEMA palpan el desempleo día a día. ¿Qué perfiles acuden a la Agencia Foral con más reincidencia?

“Las personas mayores de 45 años son un colectivo prioritario y hay que darles salidas laborales cuanto antes”.

Aunque el problema de los jóvenes es un problema grave y hay muchísimos que necesitan encontrar un empleo, además de con los jóvenes, tratamos con un colectivo que tanto para DEMA como para el Departamento es preocupante: las personas mayores de 45 años que se encuentran ahora en desempleo, bien por la época de crisis que hemos pasado, bien porque les faltan herramientas… Dentro de lo que supone el problema del desempleo, que afecta a personas de todas las edades, los jóvenes tienen un futuro por delante, unas expectativas, una proyección… Las personas de cierta edad tienen menos de todo esto, por eso para la Agencia este es un colectivo prioritario porque cuentan con el agravante de la edad y hay que darles salida cuanto antes. Es una cuestión de oportunidades, y estas personas tienen menos.

Completa la frase: “DEMA puede ayudarte si…” 
Si tú quieres conseguir tu objetivo profesional o un objetivo profesional; ¡si tú quieres es importantísimo! Quien acuda a DEMA debe tener en cuenta que igual llega con un objetivo profesional y sale con otro…, esto pasa mucho en las lanzaderas: resulta que hay personas que llegan a las lanzaderas pensando encontrar un trabajo concreto y acaban emprendiendo. ¡Puede que incluso tu objetivo profesional sea construir tu propio objetivo! DEMA te ayuda a construir tu objetivo, a cambiar tu objetivo… en definitiva, a tener un objetivo profesional.