Blog

Emprendedores y emprendedoras en busca de la SosteVIDAbilidad

SosteVIDAbilidad. Concepto surgido en base a tres términos: sostenibilidad, vida y viabilidad. Palabra clave en las II Jornadas de Emprendimiento promovidas por la Agencia Foral de Empleo y Emprendimiento DEMA y el Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia, en las que se perseguía encontrar un equilibrio entre el plan de negocio y el plan de vida. Solo logrando calibrar ambos de un modo efectivo, la persona emprendedora alcanzará la sostevidabilidad.

El jueves pasado agentes implicados de un modo u otro en el ecosistema emprendedor de Bizkaia se encontraron en la Sala Baroja de Bizkaia Aretoa (UPV/EHU). Allí reflexionaron, propusieron, aportaron experiencias y cocrearon ideas para mejorar este ecosistema y convertirlo en uno más inclusivo, empoderador y transformador, más comprometido con nuestro territorio, viable, rico y diverso, y -sobre todo- que permita el bienestar y sostenibilidad tanto de las personas emprendedoras como de sus iniciativas. Como dijo aquel, “Roma no se hizo en un día” pero el evento resultó productivo gracias a la implicación de quienes asistieron: diferentes asociaciones público-privadas, personas emprendedoras y colectivos ciudadanos. Realmente se pudo palpar que el interés porque el reto se aproxime a su solución es grande, y que para afrontarlo es necesaria la suma y cooperación de todos y todas.

¡Fuera etiquetas!
El programa de las jornadas preveía una mañana de escucha e inspiración. Sin embargo, fue mucho más que eso. La mañana, a través de sus cuatro bloques de contenido diverso, gestó empatía y ganas para una tarde de trabajo colaborativo. Y el día cundió; ¡vaya si lo hizo!

La diputada foral Teresa Laespada fue la encargada de inaugurar las jornadas y dar paso al primer bloque de ponencias que, dinamizado por Alfonso García -director general de empleo de la Diputación Foral de Bizkaia- trató el tema de la formación aplicada desde la diversidad de la mano de María Saiz (Máster de Gestión de Empresas de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales-UPV/EHU) y María Ángeles Diez (Máster de Economía Social y Solidaria del Instituto de Derecho Cooperativo y Economía Social-UPV/EHU). Y es que, a pesar de no ser un factor excluible, la formación sí se contempla determinante a la hora de emprender proyectos innovadores. “Además -apuntaba Saiz- a diferencia del entorno emprendedor americano, aquí el fracaso todavía se estigmatiza y es uno de los muchos motivos por el que se debe apostar por una educación para emprender medida para el no fracaso, dentro de lo posible”. Saiz concedió también una importancia máxima al emprendimiento sostenible “no solo para la vida del emprendedor, sino para la vida del territorio. Lograrlo -dijo- se considera parte del éxito emprendedor”.

Emprendedores y emprendedoras en busca de la SosteVIDAbilidad

María Ángeles Diez explicó que los procesos formativos y los proyectos educativos cuanto más diversos, más enriquecedores y más fuertes resultan para el conjunto del ecosistema emprendedor: persona, proyecto, territorio… Las fases de discusión y el trabajo en equipo se verán nutridos de esa diversidad. Propuso, en consecuencia, emprender en cooperación con otras personas originando economía social y solidaria, y que los futuros profesionales de esta economía “sean personas comprometidas” con valores en la misma línea de la economía que generan. Propuso, también, que el alumnado salga del aula.

Estas primeras ponencias ya pusieron en boga una foto que iríamos viendo de forma recurrente a lo largo de otras tantas: el iceberg de la economía feminista. Diez avisaba: “la economía sostenible para la vida debe invertirlo buscando lo multidisciplinario y lo diverso”.

Vía Juntas Emprendemos

Las jornadas continuaron con la mesa de experiencias “Emprender en colectivo y entre iguales” para la que se contó con los ilustrativos testimonios de Beatriz Alejos directora del programa Taldeka-Equipos de Emprendimiento de DEMA, Pilar Garay de Emprendes.net, Loli Castilleja y Marian Diana Diakite de Alencop, y Laurent Ogel de Triple Balance. Dinamizando el debate, Susana González Rómulo, asesora del Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia. 

Cada participante presentó la iniciativa con la que colabora; todas con un denominador común: la cooperación para emprender poniendo a las personas en el centro. Descubrimos que conocer las necesidades de cada persona, ubicarla en un global y ofrecerle las herramientas apropiadas para emprender en colectivo puede ser clave para el desarrollo de proyectos viables y sostenibles profesional y personalmente. Pilar Garay aportaba motivos para emprender en colectivo: “Creemos que es la forma que va enraizando más en la sociedad. La sociedad necesita de estructuras colectivas para poder mantener la vida de las personas”. Ogel apuntaba que “conocer a las personas, su estado emocional, relacional y material” constituye la base necesaria para emprender en colectivo y entre iguales.

IIJornadaEmprendimientoDEMA

El caso del programa Taldeka-Equipos de Emprendimiento de DEMA cobra especial relevancia a la hora de respaldar el tema de esta mesa de experiencias. Beatriz Alejos explicaba que hasta 2010 a la Agencia Foral llegaban emprendedores de oportunidad; fue a partir de entonces -con la crisis- cuando empezaron a acudir otro tipo de emprendedores y emprendedoras, los de necesidad: hasta el momento no habían proyectado el emprendimiento como plan de vida, pero ahora sí empezaban a valorar el autoempleo como alternativa válida para la inserción laboral. Además, a DEMA se le presentaba otro reto, llegar más allá: a las personas desempleadas que ni siquiera lo habían valorado y cambiarles “el chip del cuenta ajena por el del emprendimiento”. Alejos considera que “es fundamental que la persona que va a emprender no se sienta sola” y el programa Taldeka trabaja para conseguir que sus integrantes (personas sin una idea de negocio definida) se conviertan en “protagonistas de su propia vida, su propia profesión y su propio trabajo, sintiéndose parte de un grupo donde, entre otras muchísimas cosas, se trabaja la generación de ideas en colectivo”.

El evento avanzó con cuatro experiencias inspiradoras dinamizadas por Arantxa Sainz de Murieta en la mesa “Ser tu propia jefa”: las de Juntas Emprendemos, Emakumeekin, Login_ y Café para Autónomas. ¡Imposible encontrar una forma mejor de percibir lo que significa emprender en femenino! Estos cuatro colectivos trabajan por y para ello. De nuevo, la colaboración, la cooperación, el apoyo de las unas a las otras se dice imprescindible para activar y fortalecer sus capacidades, para darse visibilidad… 

May Serrano de Café para Autónomas nos invitó a cerrar los ojos y dedicarnos un espacio libre de juicios internos y externos, nuestro espacio. También a despojarnos de etiquetas. Aseguró que para que el emprendimiento sea sostenible para las mujeres “hay que poner la vida en el centro, de verdad; pasar a la acción; tomar las riendas”. Txelu Balboa de ColaBoraBora, en representación de Juntas Emprendemos, insistió en la importancia de afrontar el emprendimiento femenino “desde una lógica integrada”; porque no se puede separar el plan de vida y el plan de negocio, hay que calibrarlos. Idoia Postigo de Emakumeekin matizaba una cuestión funcional: “tenemos que pensar en proyectos viables, que merezca la pena que existan, y tener en cuenta que esto a veces implica pagar, otras colaborar…”. Por su parte, Eva Calavia de Login planteó una asignatura pendiente: la ciudadanía como responsabilidad social.

IIJornadaEmprendimientoDEMA

 

La directora gerente de DEMA Gloria Mugica cerró la sesión matinal de las jornadas tras escuchar los casos, los consejos y las vivencias emprendedoras (algunas de ellas muy recientes) de responsables de Gizabi, Lágrimas de Cocodrilo, Neurki y CESS. Y el auditorio estuvo atento y entregado hasta el final. ¡Un gustazo!

(Re)conociéndonos, identificando barreras e imaginando futuro junt@s
La tarde en el evento fue para el diálogo y la proposición, para el trabajo colaborativo en formato Conversatorio a través de cuatro pasos: las personas participantes se (re)conocieron, identificaron los límites de la situación actual en torno al emprendimiento y la sostevidabilidad (programas, líneas de actuación, políticas…), imaginaron un futuro próximo y proyectaron algunas propuestas de estructuración para ese futuro deseado. El interés recíproco, la implicación, el positivismo y las ganas por aportar y encontrar soluciones estuvieron presentes en cada minuto de la sesión, conducida de diez por Rosa Fernández y Txelu Balboa de ColaBoraBora. 

Desde el Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia y la Agencia Foral de Empleo y Emprendimiento DEMA queremos lanzar un Gracias enorme a cada uno de vosotros y vosotras que estuvisteis allí, arrimando el hombro, trabajando porque un emprendimiento viable y sostenible con la vida en el centro sea posible. Os animamos a que si vivisteis las jornadas nos dejéis vuestros comentarios y sugerencias. ¡Nos interesan mucho!