Blog

Soy emprendedora!

Coincidiendo con la celebración del día de la mujer emprendedora, desde Dema queremos  hacer una reflexión acerca de las barreras que encuentran las mujeres a la hora de hacer realidad su proyecto de empresa y lo que las agencias que nos dedicamos al emprendimiento podemos aportar.  Estas reflexiones son las conclusiones a las que se llegaron en unas jornadas y talleres llamados “Intercambio de experiencias y buenas prácticas entre entidades que trabajan en Bizkaia para el apoyo a mujeres emprendedoras”, impulsados por la Diputación Foral de Bizkaia, en colaboración con Bilbao Metrópoli 30, en los que Dema participó.

El reto es conseguir que cada vez más mujeres vean en la creación de su propio proyecto de empresa una manera de desarrollar sus capacidades, generar su propio empleo y, lo que es más importante, aportar valor a una sociedad que, sin esta aportación, se pierde la visión de, al menos, el 50% de la población.

Para lograr este objetivo, lo más efectivo para que en un futuro no tengamos que hablar de diferencias entre hombres y mujeres a la hora de emprender,  sería hacer una labor educativa desde edades tempranas de una manera trasversal en todas las áreas, de manera que las niñas se vean capaces, como realmente son, y reflejadas en las diferentes áreas de conocimiento. Esto ayudaría a que el día de mañana esas niñas no tengan ningún miedo a participar en actividades y a decidirse a emprender por la culpa de los estereotipos, la falta de autoestima, la falta de confianza en sí misma, etc..

Porque uno de los motivos por el que muchas mujeres no emprenden, o  ni se plantean que puedan hacerlo alguna vez, es porque no tienen referentes y porque socialmente no se asocian a las mujeres aptitudes que son necesarias o recomendables tener para emprender, como el liderazgo, la capacidad de negociar, la asunción de riesgos.., sino que se ven como características asociadas a un comportamiento masculino.

El entorno social suele desfavorecer el que una mujer emprenda, ya que la carga de la casa, el cuidado de pequeños y mayores suelen recaer en la mujer en mayor medida. Que una mujer decida no ser ella la que se ocupe de todo, o lo comparta con otras personas de su entorno, a menudo, no está del todo aceptado, pudiéndose sentir la emprendedora culpable por dar prioridad a su proyecto profesional, cosa que no suele pasar en el caso de los hombres.

Debe haber un cambio social para que la gestión del tiempo sea fundamental en el campo profesional y que no sea una cuestión femenina o masculina; ambos tienen vida personal o familiar y ambos deben conciliar ambas partes de la vida, con lo cual, gestionar un negocio no debería ser impedimento para poder hacerlo seas hombre o mujer.

Las agencias que apoyamos el emprendimiento podemos poner nuestro grano de arena para que todas estas condiciones vayan poco a poco cambiando. Por ejemplo:

  • Cuidando que en los eventos haya siempre mujeres entre las/os ponentes
  • Formar formadoras, que ayuden a los participantes a tener referentes y expertas en ámbitos empresariales.
  • Teniendo políticas activas de perspectiva de género, las cuales respondan a necesidades que incentiven y faciliten realmente a las mujeres a emprender.
  • No organizando reuniones, ni eventos a horas que, por compromisos familiares, dejen fuera a muchas mujeres.
  • Realizar una labor de sensibilización entre mujeres de diferentes colectivos para que emprendan, especialmente en sectores en los que las mujeres están poco representadas, como los tecnológicos, etc.
  • Hacer visible a la sociedad la rentabilidad económica que supone la aportación de la mujer al mercado (hay varios estudios que dan datos muy concretos acerca de esto)
  • Utilizar el poder de las instituciones para sensibilizar, potenciar y crear redes que multipliquen los resultados de la inversión en emprendimiento y en igualdad de oportunidades.
  • Colaboración entre agentes para hacer esfuerzos en la misma dirección y para coordinar acciones.

Os adjuntamos un par de fotos de los talleres, una con conclusiones de las aportaciones de los y las representantes de las agencias participantes y otra de algunos momentos de las sesiones que se celebraron: